Forest Whitaker

(Longview, Texas, 1961) Actor y director de cine estadounidense. Forest Whitaker era el segundo de los hijos del matrimonio formado por Forest Whitaker Jr., vendedor de seguros, y Laura Francis Smith, maestra. La familia se mudó al área de Los Ángeles cuando Forest era un niño. En el Instituto de Palisades, donde cursaba estudios de secundaria, Forest destacó como derribador defensivo del equipo de fútbol americano, lo que le valió una beca para la Universidad Politécnica Estatal de California, Pomona.


Forest Whitaker

Una inoportuna lesión truncó la que podría haber sido una brillante carrera en esta disciplina, y Forest reorientó su futuro estudiando ópera como tenor en el Conservatorio de la Universidad de California del Sur, donde se graduó en 1982, e interpretación en el Drama Studio London de Berkeley (California).

Su debut en la gran pantalla se produjo en 1982, con un pequeño papel en la comedia Aquel excitante curso, de Amy Heckerling, protagonizada por Sean Penn. A esta primera incursión le seguirían tres intervenciones en títulos de gran éxito en la segunda mitad de la década de 1980, El color del dinero, de Martin Scorsese, y Platoon, de Oliver Stone, ambas de 1986, y la comedia Good Morning, Vietnam (1987), de Barry Levinson, en la que encabezaba el reparto junto a Robin Williams.

Formado en esos años en el teatro y la televisión, la gran oportunidad le llegó cuando Clint Eastwood decidió confiarle la interpretación del músico de jazz Charlie Parker en la película Bird (1988), un tributo personal del director al que quizás haya sido el mejor saxofonista de la historia. Forest preparó el papel a conciencia, recluido en un desván en el que sólo había una cama, un canapé y un saxofón, e incluso recibió clases para manejar con soltura el instrumento. Su actuación resultó a todas luces brillante y le valió el premio al mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Cannes y una nominación al Globo de Oro.

Tras esta interpretación, que supuso su reconocimiento internacional, continuó trabajando con directores de renombre. En 1992, a las órdenes de Neil Jordan, rodó Juego de lágrimas, una excelente película con sorprendentes cambios de guión y una interesante trama que combinaba el terrorismo del IRA, la soledad y los inescrutables caminos del amor, que constituyó otro de los grandes hitos de su carrera.

Tres años más tarde, fue uno de los protagonistas de Smoke, de Wayne Wang. La obra, coral y ambientada en el barrio de Brooklyn, con un elaborado guión del realizador y del escritor estadounidense Paul Auster, obtuvo el premio especial del jurado en el Festival Internacional de Cine de Berlín.

A estos destacados títulos les seguirían otros como Phenomenon (1996), de Jon Turteltaub; Ghost Dog: El camino del samurái (1999), de Jim Jarmusch, en el que encarnaba al personaje del mismo nombre, un asesino profesional obsesionado por los códigos de conducta de los samuráis; los angustiosos thrillers La habitación del pánico (2002), de David Fincher, protagonizado por Jodie Foster, y Última llamada (2002), de Joel Schumacher, con Colin Farrell; Mary (2005), de Abel Ferrara; y American Gun (2005), de Aric Avelino.

Durante estos años el actor también hizo sus incursiones en la pequeña pantalla. Apareció en varios episodios de la serie Urgencias y en 2006 condujo la nueva versión de la serie de suspense Twilight Zone, a la par que obtenía el aplauso de la crítica por su interpretación en la policiaca The Shield: Al margen de la ley, en la que daba la réplica a Michael Chiklis.

Pese a ser un autor de gran prestigio y a haber protagonizado películas de renombre o de gran éxito, la consagración internacional del actor llegaría con El último rey de Escocia (2006), un thriller dramático en el que Whitaker, bajo las órdenes del director de documentales Kevin MacDonald, encarnaba al dictador ugandés Idi Amin Dada. Una película interesante, con una actuación memorable que no dejaría a nadie indiferente, en la que compartía cartel con el joven James McAvoy. “Lo más difícil fue hacerle humano, buscar sus motivaciones”, sostuvo el actor respecto de su personaje cuando presentó el filme en Madrid, en febrero de 2007.


Como Idi Amin en El último rey de Escocia (2006)

Como suele ser habitual en él, Whitaker se preparó a fondo. Según él mismo declaró, vio cientos de horas de vídeos del dictador y estuvo en Uganda antes del rodaje para “entender cómo ser un africano”, y hablar con quienes conocieron al personaje que debía encarnar. “Sabía que, en un hombre como él, tan oscuro, había que buscar en sus primeros tiempos, cuando era una persona con luz, para comprender sus motivaciones y poder retratarlo como un ser humano.”

El filme supuso un éxito de público y de crítica, y por su actuación el actor consiguió múltiples reconocimientos, incluidos un Globo de Oro, un premio Bafta y el primer Oscar de su carrera, galardón que logró arrebatar a cuatro pesos pesados de la interpretación: Leonardo DiCaprio, Will Smith, Peter O’Toole y Ryan Gosling. Whitaker se convertía así en el cuarto afroamericano que obtenía la preciada estatuilla, después de que lo consiguieran Sidney Poitier, Denzel Washington y Jamie Foxx.

Además de su notable carrera como actor, Whitaker también se ha puesto detrás de las cámaras en varias ocasiones. Ya en 1992 llamó la atención como director con su filme de debut, el thriller Atrapados por la violencia, para la HBO, por el cual obtuvo el galardón al mejor director novel en el Festival de Cine de Toronto. Posteriormente, dirigió a Sandra Bullock en la película Esperando un respiro (1995), muy bien acogida por el público. Tres años después contó con Whitney Houston para su siguiente filme, Siempre queda el amor. Y en 2004 presentó su cuarto título como realizador, Una hija diferente, una fábula de sutiles guiños y referencias protagonizada por Katie Holmes.

Después del éxito de El último rey de Escocia, la carrera del Whitaker-actor vivía su momento más dulce. Se estrenaba Verdades ocultas (2007), en la que el espléndido intérprete daba vida a un investigador de una agencia de seguros que viaja a un remoto pueblo de Minnesota para investigar la muerte de un consumado estafador. La cinta, coprotagonizada por una excelente Julia Stiles, pasó por festivales de prestigio como Sundance, Toronto o Karlovy Vary, y obtuvo, entre otros galardones, el premio Fipresci y el premio de la crítica en el Festival de Cognac. Por otra parte, Whitaker intervenía en varios títulos en fase de rodaje: Vantage Point, con Dennis Quaid, El aire que respiro, protagonizada por Keven Bacon y rodada en México, Winged Creatures, a las órdenes de Rowan Woods, y The Night Watchman, junto a Keanu Reeves.

Desde 1996 está casado con la actriz Keisha Whitaker, con la que ha tenido dos hijas, Sonnet y True. Forest tiene un hijo de una relación anterior, Ocean, y una hijastra, Autumn. Es cinturón negro de karate y vegetariano. En abril de 2007, en una emotiva ceremonia, desveló su estrella, la número 2.335, en el Paseo de la Fama de Hollywood.