Edward Zwick

(Chicago, 1952) Director de cine estadounidense. Graduado en Harvard, Edward Zwick comenzó su carrera en el teatro antes de ingresar en el American Film Institute en 1975. Sus primeros años como creador transcurrieron en televisión. Se estrenó en 1982 dirigiendo algunos episodios de Muñecas de papel. Lloyd Bridges, Joan Collins o Daryl Hannah entre otros, trabajaron a sus órdenes.


Edward Zwick

La serie tuvo un gran éxito, y se produjo una secuela, con algunos de los actores, dos años después, aunque Zwick no intervino en ella. Having it All, Special Bulletin o Treinta y tantos, de la que fue productor, le proporcionaron éxito en el medio y algunos premios, como el Humanitas Prize en 1983 o el Director's Guild of America (1984), que galardonaron a la serie Special Bulletin.

En 1986 decidió probar suerte también con la gran pantalla, pero sin abandonar nunca la televisión. ¿Qué pasó anoche? fue su primera película, con Rob Lowe y Demi Moore, quien aún no había alcanzado la cotización de la que disfruta ahora. Su título en un principio iba a ser Sexual Perversity in Chicago (Perversión sexual en Chicago), que es como se llama la novela de Mamet en la que está basada, pero hubo de cambiarse cuando canales y periódicos se negaron a difundir anuncios para una película con ese título. Sea como fuere, la película recuperó en cierto modo a los actores que el año anterior habían protagonizado St. Elmo, punto de encuentro.

Mejores expectativas trajo consigo el siguiente trabajo del director: Tiempos de gloria (1989) se centró en la historia real del 54 Regimiento Voluntario de Infantería de Massachusetts, durante la Guerra Civil: el primer regimiento de hombres negros que iba a luchar contra los confederados, y que se rebeló al enterarse de que su sueldo sería de 10 dólares al mes en vez de los trece que cobraban los soldados blancos. Para elaborar el guión se partió de las cartas de Robert Gould Shaw, de quien es pariente lejano Matthew Broderick, que le dio vida en la pantalla. El interés por la fidelidad hacia la historia fue prioritario para Zwick, así como la veracidad de la ambientación. La película no arrasó en taquilla pero tuvo su reconocimiento la noche de los Oscar. Obtuvo tres premios: mejor actor secundario para Denzel Washington, mejor sonido y mejor fotografía, de la que se ocupó Freddie Francis.

La película Leaving Normal (1992) devolvió al director a su época, pero sin fortuna. Meg Tilly y Christine Lahti protagonizaron una road movie cuya narrativa le debía mucho a las series televisivas con las que Zwick siempre ha estado vinculado. Para resarcirse de su anodino paso por la pantalla, Zwick preparó a conciencia su siguiente película. Si Shakespeare enamorado le consolidó en 1998 como productor, Leyendas de pasión (1994) lo hizo como director.


Leyendas de pasión (1994)

Una historia épica -unida a la época dorada del Oeste- y un reparto heterogéneo pero acertado (Anthony Hopkins, Brad Pitt, Julia Ormond) devolvieron a Zwick el reconocimiento que había alcanzado con Tiempos de gloria, pero además la taquilla fue satisfactoria. Una vez más, Zwick recurrió a la adaptación -esta vez de la novela de Jim Harrison- y una vez más hizo lo posible por permanecer fiel al texto. Aunque el mayor descubrimiento de la película fue la actriz inglesa Julia Ormond, Leyendas de pasión consiguió un Oscar a la mejor fotografía y además, la dirección artística, el sonido y los actores Brad Pitt y Anthony Hopkins fueron nominados.

Tras este paréntesis romántico, Zwick retomó el tema bélico y la colaboración con Denzel Washington. La Guerra de Golfo fue esta vez el pie para volver a un caso real: las circunstancias que rodearon la muerte de la Capitana Karen Walden, la primera mujer en ser propuesta para la Medalla al Honor. Con referencias estructurales a Rashomon, En honor a la verdad (1996) aborda un tema más fácil de conectar con el público americano que con el europeo, pero su tratamiento consiguió que el espectador se interesara por la historia.

Estado de sitio (1998) fue el trabajo con el que más se implicó (es director, productor y guionista). El envoltorio es una película de acción, pero bajo la superficie se encuentra una moraleja que implica al FBI, a la CIA y a la ética con la que unos agente trabajan y otros no, en su contacto con distintas razas y confesiones. Denzel Washington volvió a ser la estrella, esta vez acompañado por Bruce Willis y Annette Bening, pero el reparto no consiguió tapar un dudoso tratamiento de ciertos prejuicios.