Simón Bolívar

 
El final. En abril de 1826, Bolívar regresó precipitadamente a Caracas para sofocar el movimiento separatista conocido como La Cosiata, iniciado por el general José Antonio Páez. Dos meses más tarde se congregaba, a petición suya, el Congreso de Panamá, en el que estallaron a la luz del día las divergencias entre las jóvenes repúblicas liberadas. Era el comienzo del fin del bolivarianismo: víctima del caudillismo y de las peculiaridades territoriales, la «Gran Colombia» hacía aguas, y con ella el sueño de consolidar una confederación de estados hispanoamericanos. A pesar de juramentarse en Bogotá como presidente de la República (10 de septiembre de 1827) y proclamarse dictador un año después, hubo de huir de la capital colombiana y enfrentarse, en 1829, a la primera invasión de Ecuador por las tropas peruanas. De vuelta a Bogotá, instaló el Congreso Constituyente a comienzos de 1830; pero Venezuela declaró su independencia de la Gran Colombia, y la oposición a su proyecto constitucional crecía en Bogotá. Enfermo, Simón Bolívar se trasladó a la costa, y falleció de hemoptisis en la finca de San Pedro Alejandrino, en las afueras de Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830. Sus restos mortales reposan en el Panteón Nacional de Venezuela, en Caracas. En la imagen, el monumento a Simón Bolívar en la Plaza del Congreso de Lima, en Perú.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies Entendido Más información