William Shakespeare

La violación de Lucrecia

Este poema de William Shakespeare fue publicado en 1594 y dedicado a Henry Wriothesley, conde de Southampton. El poema relata un motivo de larga tradición: violada por Sexto Tarquino, Lucrecia pide a su padre y a su marido Colatino que la venguen, y se suicida. El poema, en estrofas de siete versos, termina en el momento en que Bruto y Colatino se disponen a transportar a través de Roma el cadáver de la Lucrecia, para incitar a los romanos a expulsar a Tarquino. Mientras en Venus y Adonis un casto joven era seducido por una experta, aquí una casta esposa era violada por un libertino.

La obra está dirigida al mismo público cortesano para quien en otros países Tiziano y el Veronés habían pintado a bellas y lánguidas mujeres desnudas en el sueño y en la invitación amorosa. El cuadrito licencioso domina: con los ojos de Tarquino, que levanta las cortinas del lecho, vemos a Lucrecia dormida, visión de alabastrina blancura apenas sombreada por venas azules. Los personajes discurren, imploran e imprecan, pero entre el centelleo de la retórica no se alcanza a notar al que era un grandísimo genio trágico.