Luis XIV de Francia

 
El Rey Sol. Todos sus biógrafos coinciden en señalar que Luis XIV, el más extraordinario y deslumbrante monarca de todos los tiempos, tuvo tres virtudes principales: conocía y desempeñaba su oficio a la perfección, poseía una inagotable capacidad de trabajo y sabía rodearse de las personas más adecuadas para resolver cualquier asunto. Estas raras cualidades, que hubieran bastado por sí solas para convertirle en el soberano más poderoso y admirado de su época, no fueron sin embargo las únicas que adornaron su personalidad, pues el Rey Sol era además un hombre atractivo, inteligente, vivaz, refinado y metódico. Por todo ello, su figura pasó por la historia como un cometa radiante, impregnándolo todo de majestad y fulgor, y en vida fue, a la vez, símbolo de la gloria militar, árbitro de gustos y costumbres y representación misma de la ley. Tan sólo su carácter despótico, su megalomanía y el derroche constante que practicó durante su reinado empañan un tanto esta soberbia imagen, aunque para sus contemporáneos fuesen rasgos inherentes a la monarquía y debieran adornar a todo rey que se preciase de serlo. En la imagen, un conocido retrato de Hyacinthe Rigaud (1701), pintor oficial de la corte.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información