Sir Henry Campbell-Bannerman

(Glasgow, 1836 - Londres, 1908) Político británico. Miembro del partido liberal, ostentó el cargo de ministro de la Guerra desde 1892, durante el gabinete dirigido por William Gladstone, hasta 1895, y mantuvo también dicho cargo durante el gabinete de gobierno de Archibald Philip Primrose, quinto conde de Rosebery. Ocupó el puesto de Primer Ministro desde el 5 de diciembre de 1905 hasta el 5 de abril de 1908, diecisiete días antes de su muerte.


Henry Campbell-Bannerman

Cursó estudios en el Trinity College de Cambridge y, una vez finalizados, fue elegido miembro de la Cámara de los Comunes por el distrito escocés de Stirling, en 1868. A partir de entonces su carrera política fue en ascenso, hasta llegar a la cumbre en 1905. En un primer momento actuó como secretario financiero para el ministerio de la Guerra, en dos ocasiones: desde 1871 hasta 1874 y desde 1880 hasta 1882. En los dos años siguientes realizó dichas funciones para el Almirantazgo, para convertirse en 1886 en secretario de Estado para la Guerra, puesto que volvió a ocupar desde 1892 hasta 1895.

La principal medida que adoptó en ese cargo fue provocar la retirada del Duque de Cambridge, primo de la Reina, como Comandante en jefe de las fuerzas armadas, cargo que había ocupado durante treinta y nueve años, durante los cuales se opuso por sistema a cualquier reforma del ejército. El gabinete del quinto conde de Rosebery cayó ante el giro conservador de la Cámara, que aprovechó la falta de asistencia de los representantes liberales para provocar la caída del gobierno.

Este hecho provocó el nombramiento de Campbell como líder del partido liberal el 6 de febrero de 1899. El partido se enfrentó durante estos años a una de las más profundas crisis de identidad y de unidad de su larga historia. El enfrentamiento se originó a raíz de la guerra en Sudáfrica: una rama del partido defendía posturas totalmente imperialistas en cuanto a la política colonial, mientras que la otra era contraria a la guerra y mantenía ciertas actitudes a favor de los boers. Las amenazas de secesión estallaron cuando Campbell denunció la barbarie de los británicos en la Guerra de los Boers.

Tras la renuncia como Primer Ministro del conservador Arthur James Balfour en 1905, el rey Eduardo VII ofreció el cargo a Henry Campbell, quien lo aceptó motivado, en gran parte, por su profundo respeto hacia el rey y por la mutua amistad que los unía. Su gobierno fue pionero en muchos aspectos, pero sobre todo destacó por ser el primer gabinete en el que se incluyó a un miembro procedente de la clase obrera, John Elliot Quema. El gabinete incluía también a dos futuros primeros ministros: Herbert Henry Asquith y David LLoyd George.

En las elecciones generales celebradas en 1906, Campbell y su partido obtuvieron una importante victoria. Sin embargo, la actividad gubernamental se vio frenada en todo momento por la Cámara de los Lores. Por este motivo no consiguió sacar adelante la aprobación del estatuto de autonomía (Home Rule) para Irlanda. Su política colonial consiguió pequeñas reformas, como por ejemplo cierta dosis de autonomía, mediante patentes de privilegio, para las colonias conflictivas de Transvaal, en 1906, y Orange, en 1907, temas en los que la Cámara de los Lores no tenía control. Sus problemas de salud le impidieron continuar con una labor legislativa agotadora. Renunció a su cargo unas semanas antes de su muerte, en 1908, y fue sucedido en el poder por el que fuera miembro de su gabinete, H.H. Asquith.