William Gladstone

(William Ewart Gladstone; Liverpool, 1809 - Hawarden, Flintshire, 1898) Político liberal británico. Procedente de una familia acomodada, recibió una educación elitista en Eton y Oxford. Se inició como diputado en las filas del partido Tory (conservador) en 1832. En los años cuarenta fue abandonando sus ideas extremadamente conservadoras y acercándose al liberalismo, centrándose en la defensa de una política librecambista y suavizando su anterior intolerancia religiosa anglicana.


William Gladstone

Robert Peel, líder del ala liberal de los conservadores, le introdujo en su gobierno, nombrándole ministro de Comercio (1843-45) y de las Colonias (1845-46). Tras la muerte de Peel (1850), Gladstone reforzó su papel político oponiéndose al proteccionista Disraeli, y llegó a ser ministro de Hacienda en los gobiernos de coalición de Aberdeen (1852-55) y Palmerston (1859-65), desde los que impulsó la liberalización del comercio exterior.

Al morir Palmerston en 1865 se produjo un realineamiento general de los partidos, que dejó atrás las antiguas denominaciones Tory y Whig, dando paso a las modernas de Partido Conservador y Partido Liberal. Gladstone completó su paulatino desplazamiento hacia la izquierda al convertirse en líder de este nuevo Partido Liberal, resultante de la fusión de los liberales tradicionales (los whigs) con la facción liberal del partido Tory (los peelitas).

Tras vencer a los conservadores de Benjamin Disraeli en las elecciones de 1868, se convirtió en primer ministro (1868-74). Volvería a presidir el gabinete en 1880-85, 1886 y 1892-94. Su impresionante labor de gobierno incluye medidas modernizadoras como la apertura del ejército y de las universidades, eliminando de estas instituciones tradicionales privilegios y prejuicios religiosos; extendió el sistema de oposiciones para el acceso a la función pública; puso las bases de un sistema educativo nacional; introdujo el secreto de voto (1872).

Aunque se oponía por principios al imperialismo, las dificultades causadas a los productores británicos por la crisis agrícola de finales de siglo le llevaron a aceptar la presión popular que pedía la adquisición por la fuerza de nuevos mercados: ése fue el sentido de la ocupación de Egipto (1882) y de la penetración en Sudán (1885), donde tuvo un memorable tropiezo con la muerte de Gordon.

Con respecto al grave problema de Irlanda, Gladstone hizo todo lo posible por solucionar el conflicto agrario (Leyes de la tierra de 1870 y 1881) y reprimir la violencia nacionalista (Ley de prevención de crímenes de 1882); pero, ante la persistencia del problema, se decidió a impulsar un proyecto de ley que concedía a Irlanda un Parlamento autónomo con amplias competencias (Home Rule, 1886), proyecto que no fue aprobado por la escisión de los «liberales unionistas» que, encabezados por Joseph Chamberlain, se pasaron al Partido Conservador por este asunto.

Cayó entonces del gobierno e inició un periodo de decadencia política, crecientemente apartado del electorado y del partido por su insistencia en defender una política exterior pacifista y la autonomía para Irlanda (en 1893 consiguió la aprobación del Home Rule). En 1894 dimitió y se retiró de la política, después de negarle la reina Victoria una reforma de la anacrónica Cámara de los Lores.