Penélope Cruz

(Penélope Cruz Sánchez; Alcobendas, Madrid, 1974) Actriz española. Es sin duda la actriz española con mayor proyección en Hollywood. Tras imponerse como una de las intérpretes más activas y cotizadas del panorama nacional, con una veintena de películas a sus espaldas, dos de ellas con Oscar (Belle Époque, 1992; Todo sobre mi madre, 1999) y un premio Goya a la mejor actriz protagonista (La niña de tus ojos, 1998) en su haber, se lanzó a la conquista de la Meca del Cine y hoy cuenta con una serie de trabajos que la vinculan a las grandes estrellas de Hollywood.


Penélope Cruz

Penélope Cruz es la primogénita del matrimonio formado por Eduardo Cruz, agente comercial, y Encarna Sánchez, peluquera; tiene dos hermanos: Mónica, que ha formado parte del cuerpo de baile de Joaquín Cortés, y Eduardo. También ella estudió danza desde pequeña, y a los dieciséis años fue elegida para bailar en el videoclip La fuerza del destino, de Mecano, e inició una relación sentimental con Nacho Cano, miembro del grupo.

Daba entonces sus primeros pasos como modelo juvenil, pero ese primer contacto con las cámaras la animó a presentarse a un casting convocado por Katrina Bayonas, su posterior agente artística, y resultó seleccionada entre 300 aspirantes. En 1991 comenzó a trabajar en cine como secundaria en El laberinto griego, de Rafael Alcázar. En la televisión, participó en las series Crónicas urbanas, de Ricardo Palacios, y en Ella y él, de Jaime Chávarri. Fue también presentadora del programa musical La quinta marcha, de la cadena privada Tele 5, en el que explotaba su sexy quinceañero.

Bigas Luna supo entonces que tenía a la "Lolita" esteparia perfecta para Jamón, jamón (1992), y a partir de ese momento inició la precoz y vertiginosa ascensión que la llevó a alturas que entonces ni siquiera soñaba. Fernando Trueba la llamó para que interpretara a una adolescente de catorce años llamada Luz en Belle Epoque (1992), un comedia de gran nivel en la que supo dar la candidez y ternura que necesitaba su personaje con una frescura y naturalidad sorprendentes. En estos primeros trabajos Penélope fue definiendo su posición ante el trabajo creativo. Mujer apacible, que buscaba la tranquilidad anímica que le proporcionaba el budismo, confirmó que no estaba dispuesta a la frivolidad y que por encima de cualquier otra cosa quería demostrar su buen hacer a base de entrega, sacrificio y constancia.

Los numerosos premios que recibió Belle Epoque y el Oscar a la mejor película extranjera le abrieron las puertas del cine internacional. Comenzó a trabajar en Italia en Por amor, sólo por amor (1992), de Giovanni Veronesi, en un acertado papel, y en La rebelde (1993), de Aurelio Grimaldi. En el Reino Unido rodó Pasiones rotas (1996), de Nick Hamm. El cine español atrajo toda su atención durante unos años, sin que las historias que llegaron a sus manos fueran lo suficientemente sólidas como para poder demostrar su calidad artística. Fernando Colomo, Álvaro Fernández Armero, Azucena Rodríguez o Gerardo Vera le ofrecieron diversos papeles de evidente debilidad. Si resultó poco consolidado el personaje de Lucía en Todo es mentira (1994), mucho más cuestionable fue la Melibea de La Celestina (1996).

Manuel Gómez Pereira le dio el papel de la joven Diana en El amor perjudica seriamente la salud (1996) en la que resaltó su perfecta combinación con Gabino Diego. Se ajustó al personaje ofrecido en Abre los ojos (1997), de Alejandro Amenábar, y un año después sorprendió con su magnífica interpretación de Macarena Granada en La niña de tus ojos (1998), de Fernando Trueba, por la que recibió un Goya de la Academia española.


Penélope Cruz en dos películas de Almodóvar:
Todo sobre mi madre (1999) y Volver (2006)

En 1998 participó en dos películas que marcaron su trayectoria. Fue una de las protagonistas de la multipremiada historia de Pedro Almodóvar Todo sobre mi madre y puso su primer pie en la industria estadounidense al participar en la película The Hi-Lo Country, de Stephen Frears, en un papel de escasa repercusión. Sin embargo, el paso que dio fue suficiente para que encadenara una serie de trabajos en producciones dirigidas, entre otros, por Billy Bob Thornton (All the Pretty Horses, 1999), Ted Demme (Blow, 1999) y John Madden (Captain Corell's Mandolin, 2000), al lado de Matt Damon, Johnny Depp y Nicolas Cage.

Repitió personaje para Vanilla Sky, el remake americano que realizó Cameron Crowe del film de Amenábar Abre los ojos, y durante el rodaje coincidió con Tom Cruise, con quien inició una relación sentimental. En pleno auge de su etapa americana, regresó temporalmente a España para ponerse a las órdenes de Agustín Díaz Yanes en Sin noticias de Dios.

En abril de 2004 recibió el premio David de Donatello, el más importante del cine italiano, por su interpretación de una desafortunada chica de los suburbios de Roma en No te muevas, de Sergio Castellito. Dicha interpretación mereció también el Premio Jameson del Público en la entrega anual de los Premios del Cine Europeo, celebrada en Barcelona.

En 2006 destacó su papel protagonista en la nueva película de Almodóvar, Volver, una historia de apariciones y lazos filiales que tuvo un enorme éxito de taquilla y crítica, y que obtuvo dos premios en el Festival de Cine de Cannes: el del mejor guión para Almodóvar y el de la mejor interpretación femenina para sus seis actrices (Penélope Cruz, Lola Dueñas, Carmen Maura, Blanca Portillo, Chus Lampreave y Yohana Cobo). Por esta misma película ganó el premio a la mejor actriz protagonista femenina en la XXI edición de los Premios Goya, y fue nominada a mejor actriz en la 79ª edición de los Oscar de Hollywood, galardón que sin embargo no llegó a obtener.

Su definitiva consagración entre las grandes estrellas de Hollywood le vino de la mano del veterano cineasta Woody Allen, quien le confió un papel para su película Vicky Cristina Barcelona (2008). Rodada en la ciudad del título, Penélope encarnó a la ex esposa de un pintor bohemio (Javier Bardem), que sigue implicada sentimentalmente con su marido pese a las aventuras de éste con dos jóvenes americanas (Scarlett Johansson y Rebecca Hall). Su interpretación de un personaje femenino cuyo apasionamiento roza el desequilibrio mental mereció alabanzas unánimes y le valió el Oscar a la mejor actriz secundaria; es la primera actriz española en conseguirlo.