Manco Cápac II o Manco Inca

(Cuzco, Perú, hacia 1500-Vilcabamba, id., 1544) Soberano inca. Hijo del inca Huayna Cápac y hermanastro de Atahualpa y Huáscar, al parecer se mantuvo al margen de las disputas por el trono que sostuvieron éstos al morir su padre. En 1533, tras el asesinato de Huáscar, ordenado al parecer por Atahualpa, y el de éste por Francisco Pizarro, fue reconocido como inca Túpac Huallpa. Sin embargo, a los pocos meses Túpac Huallpa fue envenenado por el general quiteño Calcuchimac.

Ante este nuevo magnicidio, Manco Inca se alió con los españoles, y junto a Hernando de Soto emprendió la guerra contra los quiteños mandados por el general Quisquis. Alejado el peligro de los quiteños que clamaban venganza por la muerte de Atahualpa, Francisco Pizarro entronizó a Manco Inca, quien adoptó el nombre de Manco Cápac II, evocando el nombre del mítico fundador del Tahuantinsuyo.

La ceremonia, según los cronistas de la época, siguió escrupulosamente las prescripciones del protocolo incaico hasta que el sacerdote Vicente Valverde celebró una misa y el nuevo soberano recibió los atributos de su autoridad no del sumo sacerdote inca, sino de Francisco Pizarro, reconociéndose así vasallo del emperador Carlos I.

Sin embargo, los abusos cometidos por los españoles contra los indios provocaron la sublevación de Manco Cápac II (1536). Pizarro asaltó Cuzco y desalojó al soberano inca, que se refugió en Vilcabamba, fundando el imperio independiente homónimo.

Mientras tanto, la disputa por la posesión de Cuzco que enfrentó a Francisco Pizarro y Diego de Almagro había dado origen a una guerra civil. En 1541, Manco Cápac tomó parte en el conflicto al lado de Diego de Almagro el Mozo, quien conspiró en su asesinato. Los hijos de Manco Cápac, Sayri Túpac, Titu Cusi Yupanqui y Túpac Amaru, se sucedieron en el trono incaico de Vilcabamba.