Hugo Sánchez

(México, 1958) Jugador de fútbol mexicano, sin duda uno de los mejores del deporte rey de los 80. El padre de Hugo, Héctor Sánchez, había sido jugador del Asturias y del Atlante. A la edad de 14 años Hugo entró ya a formar de la selección mexicana para los juegos olímpicos y ganó el torneo de la CONCACAF.

En 1976 fichó por formación juvenil de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), equipo en el que estuvo hasta el año 1981. Hugo Sánchez tomó parte en los Juegos Olímpicos de Montreal (Canadá) de 1976, en los cuales coincidió con su hermana (gimnasta olímpica), quien le enseñó la tradicional maroma o voltereta con la que solía celebrar sus tantos.


Hugo Sánchez

En octubre de 1977 debutó con la selección nacional mexicana absoluta, ganando el torneo de la CONCACAF. En la temporada 76-77 consiguió con el equipo de la UNAM, los Pumas, el primer campeonato de Liga de la historia del club. Dos años después terminó como máximo realizador del torneo, con 26 goles. Al final de esa temporada (1979), jugó un verano en Estados Unidos con los San Diego Sockers, pero pronto regresó a la UNAM, con la cual obtendría otra Liga (80-81), la Copa CONCACAF de clubes (1980) y la Copa Interamericana (1980), frente al Nacional de Montevideo.

Después de cinco temporadas en la UNAM (1976-1981), y con 99 goles en su cuenta personal, comenzó su carrera por España, en primer lugar en el Atlético de Madrid, al que se incorporó en 1981 y en el que, tras un periodo de adaptación, consiguió triunfar en la temporada 84-85, ganando la Copa del Rey, el segundo puesto de la Liga Española y el Trofeo Pichichi (otorgado al máximo goleador del torneo) merced a sus 19 tantos.

Ese verano fue fichado por el Real Madrid, equipo con el que entraría en la mejor etapa de su carrera deportiva al lado de jugadores como José Antonio Camacho, Emilio Butragueño, Rafael Gordillo, Jorge Alberto Valdano o Michel. Con el Real Madrid conquistó una Copa de la UEFA (1986), cinco títulos de Liga consecutivos (de 1986 a 1990), una Copa del Rey (1989), dos Supercopas de España (1988 y 1990) y cuatro nuevos Trofeos Pichichi como máximo realizador de la Liga: 1986 (22 goles), 1987 (34), 1988 (29) y 1990 (38, igualando el célebre récord del mítico jugador español Zarra).

En 1992 Hugo Sánchez dejó el Real Madrid y comenzó un largo recorrido que le llevó al América de México (1992-1993) y al Rayo Vallecano de Madrid (1993-1994); luego regresó de nuevo a México, esta vez al Atlante (1994-1995), para continuar en el Linz austriaco (1995-1996), el Dallas Burn estadounidense (1995-1996) y el Atlético Celaya (1996-1997). Terminó su carrera futbolística en este último equipo, donde jugó de nuevo con sus antiguos compañeros Michel y Butragueño.

Más tarde comenzó una nueva andadura en el mundo futbolístico al convertirse en entrenador de la UNAM, puesto que ejerció desde marzo hasta agosto de 2000. En mayo de 2001 pasó a entrenar al León y en septiembre del mismo año ocupó de nuevo el banquillo de la UNAM.

Hugo Sánchez participó en dos fases finales de la Copa del Mundo con la selección mexicana, las celebradas en Argentina en 1978 (en la que el combinado mexicano no sufrió tres derrotas sin que Hugo Sánchez lograse anotar ningún tanto) y en México en 1986 (en la que la selección llegó hasta los cuartos de final).

Como jugador, Hugo Sánchez sobresalió por su extraordinaria agilidad, sus desmarques, su gran capacidad para el remate, especialmente con la pierna izquierda, y su estilo acrobático, tanto en los remates (llegó a ejecutar la chilena con una maestría excepcional) como en la celebración de los goles. Polémico en el campo, tuvo siempre una corrección impecable fuera del mismo. Ha sido, sin duda, el futbolista mexicano con mayor fama internacional.