Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Zarra

(Nombre futbolístico de Telmo Zarraonaindía; Munguía, 1921 - Bilbao, 2006) Futbolista español. Delantero mítico en su equipo, el Athletic de Bilbao, al que perteneció desde 1940 hasta 1955, actuó también en la selección española, donde jugó 20 encuentros y marcó 20 goles. En seis ocasiones fue Pichichi de liga. Su gol frente a Inglaterra en el estadio de Maracaná en el Campeonato del Mundo de 1950, televisado y retransmitido por Matías Prats, se ha convertido en una de la imágenes más recordadas del fútbol español.


Telmo Zarra

Zarra fue el séptimo de diez hermanos. Comenzó a jugar al fútbol en Asúa con 13 años, y seis más tarde ficharía por el Athletic de Bilbao, con quien debutó en la temporada 40-41. Antes había jugado también en el Pitaberetxe y el Erandio. En el club bilbaíno, donde permaneció hasta 1955, consiguió un total de 251 goles en liga, y estableció un récord de 38 goles en la temporada 50-51, sólo igualado por el mexicano Hugo Sánchez en la 89-90.

Jugó siempre de delantero centro, y destacó por su excepcional remate de cabeza. A lo largo de su carrera sufrió varias lesiones graves, de clavícula, hombro y pierna, que le mantuvieron largo tiempo alejado del fútbol. Terminó sus días como jugador vistiendo la camiseta, de manera desinteresada, del Barakaldo y el Indautxu. Al retirarse, cambió las botas por la venta de ropa deportiva en una céntrica tienda de su ciudad de siempre, Bilbao.

Entre su palmarés destaca el Campeonato de Liga de 1942-43 y el subcampeonato de 1940-41, 1946-47 y 1951-52. Fue campeón de Copa en 1943, 1944, 1945 y 1950, y finalista en 1942, 1949 y 1953. En 1945 debutó como internacional con la selección española contra Portugal, y en 1950 jugó el Campeonato Mundial de Brasil.

Sus fuertes remates de cabeza constituían para la afición grandes celebraciones; incluso los periodistas afirmaban, irónicamente, que era la mejor cabeza de Europa después de Churchill. Fueron asimismo famosas sus declaraciones, tras terminar su actividad futbolística, en las que aseguraba que las oportunidades de gol las obtenía rehuyendo la posición de los contrarios con el único fin de no recibir patadas; los técnicos, a esas "huidas", siempre les dieron el nombre de desmarque, como el famoso que dio a España su hasta entonces mejor clasificación en un mundial, el cuarto puesto en Brasil 1950.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos