Alejandro Magno

 
La batalla de Gránico. En el año 334 a.C., Alejandro cruzó el Helesponto y derrotó a los persas en su primer encuentro: la batalla de Gránico. Su intención era liberar del yugo persa a las ciudades griegas de la costa jonia, primer paso para asegurar el litoral mediterráneo, requisito imprescindible si quería adentrarse en el Imperio persa. Alejandro estuvo a punto de morir en esa cruenta batalla; uno de sus fieles generales, Clito, le salvó la vida, momento que recoge esta ilustración, basada en un cuadro de Charles Le Brun.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información