Fernando Hierro

(Fernando Ruiz Hierro; Vélez-Málaga, Málaga, 1968) Futbolista español, líbero del Real Madrid y de la selección española, cuya camiseta se enfundó en 89 ocasiones hasta su renuncia en pleno Mundial de Corea. Es uno de los pocos futbolistas que ha disputado cuatro Campeonatos del Mundo (Italia ’90, Estados Unidos ’94, Francia ’98 y Corea-Japón 2002).


Fernando Hierro

Nació en una familia humilde de tradición futbolística con cuatro hijos: Antonio, Manolo, Fernando y Remedios, hijos de Manuel Ruiz y Remedios Hierro. El padre de familia jugó en el Vélez-Málaga, al igual que lo había hecho su hermano Pepe. Fernando, que mide 1,87 metros y en su mejor estado de forma pesa 84 kilos, ha sido conocido siempre en el mundo del fútbol por su segundo apellido, porque en su población natal la gente conoce a la familia Ruiz Hierro por el apellido materno, ya que en la comarca malagueña de la Ajarquía es muy común el apellido Ruiz.

Defensa con alma de delantero

En su adolescencia, Fernando trabajó en un taller de reparación de automóviles. Había empezado a jugar a fútbol en las categorías inferiores del club de su pueblo y al llegar a la edad juvenil, el técnico de fútbol base del Málaga, C. F., rehusó hacerse con los servicios de aquel jovencito espigado y de apariencia endeble. Entonces, su hermano Manolo le recomendó al Real Valladolid, que le inscribió en su equipo de promesas, en el que jugó de centrocampista, posición en la que destacaría también en el Real Madrid, sobre todo durante la temporada en que el equipo estuvo dirigido por el técnico Radomir Antic: Hierro marcó 21 goles en 37 partidos.

De la mano de Vicente Cantatore, debutó en Primera División el 4 de octubre de 1987 en un Valladolid-R. C. D. Espanyol. A partir de aquel debú siempre fue titular y marcó su primer gol en la máxima categoría el 27 de marzo de 1988, en un partido en el estadio Zorrilla frente al Mallorca.

Tras dos temporadas en el equipo pucelano, con el que disputó 57 partidos (al principio de interior derecho y más tarde de central), en 1989 pasó al Real Madrid, que se lo había disputado con el entonces emergente presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, con el que Hierro llegó a entablar conversaciones.


Celebrando el triunfo junto a Raúl

Dicen las malas lenguas que el F. C. Barcelona también lo seguía de cerca, pero que se equivocó y fichó a otro Hierro del equipo castellano, que, según las referencias de los ojeadores azulgranas, «tenía un futuro prometedor». No era otro que un hermano mayor de Fernando, el mencionado Manolo, una de las figuras del Valladolid, en el que también estuvo a punto de militar el hijo primogénito de los Ruiz Hierro, Antonio, que, sin embargo, jugó en el Málaga.

El entonces vicepresidente del Barça, Joan Gaspart, aseguró que habían ofrecido por Fernando la descomunal cifra de 150 millones de pesetas, que fue la que pagó el Real Madrid por hacerse con sus servicios, más 50 millones de indemnización al equipo pucelano para que Hierro no jugara la Supercopa de aquel año con el que aún era su equipo que, por haber sido subcampeón de la Copa, debía disputarla contra el Real Madrid, que aquella temporada consiguió el llamado «doblete».

Puntal de su equipo y de la selección

En el equipo capitalino coincidió con excelentes jugadores como Sanchís, con el que formó en el centro de la defensa, Gordillo, Schuster, Hugo Sánchez, Butragueño, Michel... y con la dirección técnica de John Benjamin Toshack. Batieron récords, uno de ellos histórico: 107 goles (7 de Hierro) en una Liga que fue para el Real Madrid.

El 20 de septiembre de aquel año de 1989, tras haber disputado seis partidos con la selección sub-21, debutó con la selección absoluta de la mano de Luis Suárez, en un España-Polonia, con resultado de 1-0. El resto de la historia de Hierro con el Real Madrid y con la selección española es harto conocida y se resume en estadísticas que confirman que es uno de los mejores defensas que ha dado el fútbol español e incluso el mundial. No en vano, Hierro ha formado parte en dos ocasiones del once ideal del mundo.

Uno de sus mejores recuerdos con el combinado nacional data del 17 de noviembre de 1993, cuando en el minuto 63 marcó un gol ante Dinamarca a la salida de un córner que clasificó a España para disputar el Mundial de Estados Unidos.


En un entrenamiento con el Real Madrid

El 24 de marzo de 2001 alcanzó y rebasó la cifra de cien goles con la camiseta del Real Madrid, equipo con el que superaba, además, la cifra de 400 partidos en Primera División. De los 89 partidos jugados con la selección, ha ganado 52 y empatado 27, y ha sido titular en 89 ocasiones. Con su equipo, el Real Madrid, ha conseguido cuatro títulos de Liga (1989-1990, 1994-1995, 1996-1997, 2000-2001), una Copa del Rey (1993), cuatro Supercopas de España (1990, 1993, 1997, 2001), dos Copas Intercontinentales (1998 y 2002) y tres Copas de Europa, denominadas ya Champions League (1998, 2000 y 2002). Además de esos títulos mayores, en su palmarés figuran numerosos torneos, entre los que destacan: un Trofeo Teresa Herrera, siete Santiago Bernabéu y un Trofeo Colombino.

Renuncia a jugar con la selección

El juego de Fernando Hierro se ha caracterizado por un estilo sobrio, fundado en la seguridad, la potencia y una gran colocación. Sabe sacar el balón controlado desde la zaga. Es un gran cabeceador y lanzador de penaltis y de libres directos.

En familia, según su esposa Sonia, es un hombre afable («como ser humano es admirable», asegura), divertido y muy responsable. En su casa puede dar rienda suelta a su afición por la música andaluza (flamenco, que baila también con estilo depurado), por las películas de acción y por la preparación de platos de cocina mediterránea. El otro deporte por el que siente gran afición es el baloncesto, que ha practicado esporádicamente.

Pocas horas antes de jugar los cuartos de final contra Corea en el Mundial de 2002, anunció públicamente que al acabar el campeonato renunciaría a formar parte de la selección nacional, de la que Andoni Zubizarreta le legó el brazalete de capitán en 1998.

Dejaba el testigo a su delfín y amigo Raúl, el único jugador con un perfil idóneo para suplir adecuadamente a su maestro, aunque las dotes de liderazgo que ha ostentado Hierro son únicas, según sus admiradores: «Se trata de un jugador insustituible» (Radomir Antic); «Juega con la derecha, la izquierda, destruye, construye juego, marca goles...» (Vicente del Bosque); «Ha sido el mejor central y líbero español de la historia» (Vicente Cantatore). En mayo de 2005 anunció su retirada definitiva del fútbol profesional. Concluido su contrato con el Real Madrid en la temporada 2002-03, había seguido jugando todavía en el Al Rayyan de Qatar (2003-04) y en el Bolton Wanderers inglés (2004-05).