Óscar de la Renta

(Santo Domingo, 1932 - Kent, Estados Unidos, 2014) Diseñador de ropa dominicano, uno de los grandes nombres de la alta costura internacional; la calidad de su ropa y la extrema feminidad de sus diseños convirtieron sus piezas en objeto de deseo por parte de mujeres de todo el mundo. Pero Óscar de la Renta no fue sólo un gran modisto; con el paso de los años supo diversificar sus creaciones y trabajó duro en muchas áreas del diseño, además de seguir vinculado a su país natal a través de diferentes actividades benéficas.

Óscar de la Renta nació el 22 de julio del 1932 en Santo Domingo, la capital de la República Dominicana. Después de que su infancia transcurriese con normalidad, a los 18 años su vida cambió al dejar su país para trasladarse a Madrid con el objetivo de estudiar pintura. En España descubrió su interés por el mundo de la moda, algo que ni se había planteado hasta entonces. A partir de ese momento colaboró en Europa con algunos de los mejores diseñadores internacionales, como los prestigiosos Antonio Castillo o Cristóbal Balenciaga.


Óscar de la Renta

Durante su estancia en Madrid empezó su carrera en la industria de la moda trabajando para el mítico Balenciaga, de quien se le considera uno de sus mejores discípulos. Más tarde, en el año 1961, el acreditado Antonio Castillo lo contrató para trabajar en su empresa y dejó España para vivir en París. Su estancia en esta ciudad se prolongó por unos dos años; después viajó hasta Nueva York para colaborar con Elizabeth Arden. Las cosas le fueron muy bien en su profesión y, en 1965, creó junto con Jane Derby la compañía Óscar de la Renta, el principio de su imperio. Ese mismo año presentó al público su primera línea de ropa, el sueño de cualquier diseñador.

Óscar de la Renta supo usar el glamour de sus creaciones para hacerse con un nombre internacional entre las grandes marcas de la moda de todo el mundo. Sus modelos elegantes realzaban como pocos la belleza femenina con clase. Gracias a ello triunfó y consiguió que sus boutiques estuvieran presentes en la mayoría de países del mundo. Pudo presumir además de haber hecho historia en el año 1993, al convertirse en el primer latinoamericano que diseñó para una empresa francesa, en este caso la prestigiosa firma Pierre Balmain. Por supuesto, su exitosa carrera se vería respaldada por numerosos premios y cargos importantes.

De la Renta fue escogido dos veces Presidente del Consejo de Diseñadores de América en las décadas de los 70 y 80. De la misma manera se sumaron a su extenso currículum reconocimientos como el CFDA al Diseñador del Año 2000, el Premio Leyenda Viviente, dos premios Críticos Americanos de Moda Coty e incluso un Salón de la Fama Coty. En España recibió en 2002 el popular premio Aguja de Oro.

A sus grandes e importantes logros en el ámbito del diseño de moda femenina, cabe añadir que Óscar de la Renta abrió con igual éxito su empresa a otros campos, como la ropa de hombre, los accesorios o los perfumes. Ya en 1977 había iniciado esta línea de negocio al lanzar al mercado Oscar, su primera fragancia destinada a las mujeres, pero no se detuvo aquí, y en años sucesivos se dedicó a crear perfumes también para los hombres. Siguiendo esta tendencia, en 1980 apareció Lui, y el famoso Oscar for men vio la luz a finales de la década de los 90. Otros aromas que también llevaron su sello fueron los exclusivos Volupt y So.