Joan Fontaine

(Joan de Beauvoir de Havilland; Tokio, 1917 - Carmel, Estados Unidos, 2013) Actriz estadounidense. Durante su larga carrera en Hollywood participó en cerca de cincuenta películas. Varias veces nominada al Oscar por sus trabajos, logró el preciado galardón de la industria cinematográfica por su papel en Sospecha (Alfred Hitchcock, 1941).


Joan Fontaine

Establecido en la capital japonesa, el matrimonio Havilland estaba formado por un prestigioso abogado y profesor de la Imperial University y una graduada vocacional en Arte Dramático que había impartido clases musicales en la Universidad de Reading (Reino Unido). Completaban la familia las dos hijas de los Havilland, Joan y su hermana Olivia de Havilland, quien también desarrollaría una espléndida carrera como actriz con su verdadero apellido.

A causa de un problema de salud de la pequeña Joan, madre e hijas hubieron de viajar a los Estados Unidos y se establecieron en Saratoga (California). Durante su etapa escolar, Joan estudió pintura, teatro, música y ballet; al cumplir los quince años regresó a Japón, donde se matriculó en la escuela americana de Tokio. De regreso a California, y de la mano de la mítica actriz May Robson, debutó en el teatro. El productor Jesse Lasky se fijó en ella y le ofreció su primer contrato cinematográfico.

Debutó en el cine con el nombre de Joan Burfield: a las órdenes de Edward H. Griffith, tuvo un pequeño papel en No More Ladies (1935), la extraordinaria comedia protagonizada por Joan Crawford y Robert Montgomery. Rebautizada ya como Joan Fontaine, participó después en algunas películas de serie B, en las que adquirió preparación y experiencia, y, ya en 1937, trabajó junto a Fred Astaire en el musical Señorita en desgracia, que dirigió George Stevens.

La carrera de Joan Fontaine dio un giro definitivo en 1940 con el estreno de Rebeca. Casualmente, en una fiesta, coincidió con el productor de cine David O. Selznick, con quien charló animadamente sobre literatura durante la cena. Ella comentó a su acompañante que acababa de leer Rebeca, una novela de Daphne Du Maurier con la que a su juicio podría hacerse una gran película, y Selznick confesó que había comprado la obra esa misma semana y que estaba dispuesto a hacerle un casting a Fontaine para el papel protagonista femenino.


Judith Anderson y Joan Fontaine en Rebeca (1940)

Después de muchas pruebas y no pocos desengaños, la actriz logró un papel que habían ambicionado estrellas de Hollywood de la talla de Loretta Young, Vivien Leigh o Susan Hayward. Finalmente fue Fontaine la encargada de dar la réplica a Laurence Olivier en el exitoso thriller de Alfred Hitchcock. La película ganó el Oscar de la Academia y Joan logró su primera nominación al gran premio de la industria del cine. Un año después repitió director y nominación en Sospecha; en esta ocasión, Hollywood reconoció su extraordinaria interpretación y le concedió el Oscar. Se convertía así, con veinticinco años, en la actriz más joven que recogía el preciado galardón. Nuevamente fue nominada por su siguiente trabajo en La ninfa constante (Edmund Goulding, 1943).

Actriz elegante y distinguida y de extraordinaria belleza, se especializó en la interpretación de mujeres inseguras, tímidas y vacilantes. En su larga trayectoria, Fontaine dejó más de 45 títulos, algunos tan conocidos como Jane Eyre (Robert Stevenson, 1944), September Affair (William Dieterle, 1950), Ivanhoe (Richard Thorpe, 1952), Island In The Sun (Robert Rossen, 1957) o Carta a una desconocida (1948), película dirigida por Max Ophuls sobre una historia de Stefan Zweig y producida por Rampart Productions, compañía participada por la propia actriz.

Trabajó junto a algunos de los mejores actores de la época (Laurence Olivier, Cary Grant, Orson Welles, Warren Beatty, James Stewart o Fred Astaire) y también con los directores de mayor prestigio, como Alfred Hitchcock, George Cukor, Max Ophuls, Fritz Lang, George Stevens y Elia Kazan. En 1954 pisó los escenarios de Broadway para interpretar, junto a Anthony Perkins, la obra Té y simpatía. Desde entonces su carrera se enfocó hacia el teatro y la participación en telefilmes y series para la televisión. Durante muchos años vivió en Nueva York, aunque finalmente estableció su residencia en Carmel (California).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información