Enrique Peñaranda Castillo

(Larecaja, 1892 - Madrid, 1969) Militar y político boliviano. Comandante en jefe del ejército durante la guerra del Chaco (1932-1935), fue elegido presidente de la República en 1940, recibió el apoyo de la oligarquía y, durante su mandato, reprimió duramente la huelga minera de Cataví (1942). Fue derrocado por un golpe de Estado en 1943.

Militar por vocación durante toda su vida, Enrique Peñaranda combatió en la Guerra de El Chaco (1932-1935), siendo comandante en jefe del ejército entre 1933 y 1935. Colaboró con el general Quintanilla en el golpe de Estado de 1939 y fue ministro de Defensa. En 1940 ocupó la presidencia de la República con el apoyo del Partido Unión Republicana (PURS). Una vez en el poder, Peñaranda cedió gran parte de su responsabilidad a sus ministros, de resultas de lo cual su gobierno se debatió en una continua lucha entre los intereses de los partidos tradicionales.


Enrique Peñaranda

Apoyado por la oligarquía, el gobierno de Peñaranda dio la espalda a las ideas nacionalistas provenientes de los ex combatientes de la Guerra de El Chaco y puestas en marcha por Germán Busch y sus colaboradores, que quedaron desplazados. Opuesto a la nacionalización del petróleo, reprimió duramente los conflictos sociales, como la huelga de Cataví, que concluyó con una matanza de mineros en 1942.

En el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, rompió relaciones con el Eje y se alineó del lado de Estados Unidos. Pero Bolivia no supo sacar provecho de las circunstancias bélicas como hicieron otros países pobres, que se beneficiaron de la venta de sus materias primas durante ese período. En lugar de ello, malbarató sus minerales y los vendió a bajos precios; lo mismo le ocurrió con la transacción que se llevó a cabo con la Standard Oil, que fue desventajosa para el país.

Mientras tanto, aquellos políticos de la nueva generación que habían colaborado con Germán Busch comenzaron a organizarse sobre la plataforma del nacionalismo petrolero y formaron el llamado grupo Busch, pero sus miembros muy pronto fueron apresados y desterrados. Cuando pudieron reorganizarse, fundaron el Movimiento Nacionalista Revolucionario, que acogía a personalidades como Víctor Paz Estenssoro, Carlos Montenegro, Walter Guevara, Hernán Siles, José Cuadros Quiroga y Augusto Céspedes, entre otros.

Simultáneamente, un grupo de militares jóvenes, imbuidos de las ideas nacionalistas nacidas de la experiencia de la Guerra de El Chaco y que desconfiaba de los partidos tradicionales, se organizaron en la logia denominada Razón de Patria. El 20 de diciembre de 1943, mientras los generales estaban reunidos en La Paz para designar al nuevo candidato presidencial, esta logia militar se hizo con el poder mediante un golpe de estado e instauró en la presidencia al mayor Gualberto Villarroel. Es de señalar que, andando el tiempo, esta corriente militar brindaría también su apoyo al Movimiento Nacionalista Revolucionario. De esta forma terminó el gobierno de Enrique Peñaranda, hombre de buenas intenciones, pero un tanto ingenuo, que se dejó enredar en la turbia madeja de las pugnas partidistas.